Reforma del Código Civil catalán por decreto-ley autonómico: la absoluta banalización del Código Civil catalán

En un ordenamiento jurídico el Código Civil es una norma esencial de inmensa relevancia, la espina dorsal del ordenamiento, como sabe cualquier alumno de primero de Derecho; por tanto, no debe ser modificado alegremente sino con profundos estudios jurídicos, de forma muy medida y meditada y con consensos jurídicos y políticos y con el máximo nivel técnico, y eso siempre ha dado por sentado. En España tenemos dos Códigos civiles: el estatal y el catalán. El Código Civil estatal ha sido modificado muchas veces desde que se aprobó en 1889, algunas con ligereza, pero jamás había sido modificado por real decreto-ley en los cuarenta años desde Constitución, y eso, era algo absolutamente impensable e inimaginable.

Pero en la España jurídica en que vivimos ya no existe ni lo impensable ni lo inimaginable: en julio de 2018 al Gobierno del Sr. Sánchez se le ocurrió modificar el Código Civil estatal por real decreto-ley y nada menos que en materia de patria potestad, lo cual no solo es inaceptable en sí mismo y causa estupefacción entre los juristas que tenemos la convicción de que en una democracia el fin no justifica los medios, sino que además, aunque afectara apenas a unas líneas del Código Civil, creó un peligrosísimo precedente a la arbitrariedad y la banalización de una norma que jamás ha de ser arbitraria y banal, un precedente de consecuencias a medio y largo plazo inimaginables; y ello se denunció en post de este blog en su momento, con extensos argumentos incluyendo que se hurta a la ciudadanía toda posibilidad de participación con informes preceptivos y audiencia pública y que se somete un decreto-ley en bloque, un sí o un no, a convalidación del Congreso, de forma tal que se puede colar lo que sea en un decreto ley que contenga cualquier cosa, aunque sea política o técnicamente infumable, con tal de que haya interés social en aprobar una parte, y sin posibilidad de presentar enmiendas al articulado ni de discusión seria e individualizada con luz y taquígrafos. Y que es inaceptable que se modifique una norma tan esencial por un decreto-ley que es en sí mismo de eficacia inmediata pero provisional y ha de pasar el trámite de convalidación por el Congreso, con el riesgo de que no se convalide y la norma quede derogada, o sea, el riesgo de que quede nada menos que un Código Civil en el aire de la máxima inseguridad jurídica. Pero si ya era lamentable, por usar un término suave, esa reforma en 2018 del Código Civil estatal por real decreto-ley, encima, en vez de recurrir al Tribunal Constitucional el real decreto-ley los partidos políticos de la oposición votaron a favor de la convalidación, aceptando ese ataque a la separación de poderes y a la intervención social en la creación normativa.

Pero lo que parecía insuperable ha sido superado en junio de 2019 por una insólita reforma del Código Civil catalán.

Se ha aprobado por el Gobierno catalán un decreto ley de modificación del Código Civil catalán que afecta a nada menos que casi 800 palabras, página y media del Código Civil.

Además, por si fuera poco, en la tramitación parlamentaria de la convalidación no se le ha dedicado ni una sola palabra, ni un solo argumento, nada de nada, por ningún grupo parlamentario ni tampoco por la consejera de Justicia que presentaba al Parlament el decreto-ley para su convalidación.

Ni un solo segundo de su tiempo han dedicado los parlamentarios catalanes a pensar en el alcance de la reforma del Código Civil catalán.

El Código Civil catalán, es, como tal Código, reciente y se ha elaborado a base de sucesivas leyes autonómicas que iban aprobando los sucesivos “libros” (más o menos equivalentes a capítulos), seis leyes en total, en total, una para cada “libro”, y siendo los juristas catalanes absolutamente conscientes de la importancia de su Código Civil. En este enlace a la página web de la Generalitat figuran los textos de las seis leyes que, desde 2002 hasta 2017, han ido creando el Código Civil catalán. Pinchando en ese enlace en cada una de esas seis leyes se puede comprobar como cada una de esas seis leyes ha sido a su vez objeto de diversas reformas, y esa web incluye los datos normativos concretos. Y ahí, con datos de ahí extraídos y que, s.e.u.o., hemos de suponer correctos y que son coincidentes con los de otras páginas web de referencia de legislación, como la oficial del BOE o la privada http://noticias.juridicas.com, se puede ver cómo el Código Civil catalán sí ha sido modificado por decreto-ley autonómico (el equivalente autonómico del real decreto-ley estatal), en tres ocasiones, pero la tercera y hasta ahora última es la que nos ha causado asombro y pavor.

De los seis libros de que consta en Código Civil catalán, numerados del uno al seis, hay tres que jamás han sido modificado por decreto ley autonómico: el Libro 1, el Libro 3 y el Libro 6. Los Libros 2, 4 fueron modificados después de debate y consenso parlamentario. Pero es que la actual reforma del libro 5, ya de traca.

A continuación se incluye un resumen, que contiene, además de los datos normativos de aprobación y convalidación o no convalidación del decreto-ley autonómico de reforma del Código Civil catalán, los detalles más precisos posibles, s.e.u.o., de cuál fue la extensión de lo modificado del Código Civil y el tiempo dedicado en el debate de convalidación por el Pleno del Parlament, con enlaces a webs oficiales:

Libro 2. AFECTADO POR DECRETO-LEY QUE AÑADE UNA DISPOSICIÓN ADICIONAL Y UNA FINAL. Se añaden una disposición adicional 10 y una disposición final sexta (tema, creación el registro de parejas estables). Decreto ley 3/2015, de 6 de octubre, de modificación de la Ley 25/2010, de 29 de julio, del libro segundo del Código civil de Cataluña, relativa a la creación del Registro de parejas estables. Convalidado por RESOLUCIÓ 2/XI del Parlament de Catalunya, de validació del Decret llei 3/2015, del 6 d’octubre, de modificació de la Llei 25/2010, del 29 de juliol, del llibre segon del Codi civil de Catalunya, relativa a la creació del Registre de parelles estables .
Es un decreto ley ad hoc, que no incluye nada más. Cambia 110 palabras del Código civil catalán. Debate parlamentario de convalidación del Pleno del Parlement: 8.917 palabras, páginas 4 a 16 del DIARI DE SESSIONS DEL PARLAMENT DE CATALUNYA XI legislatura · primer període · sèrie P · número 5. Ple del Parlament Sessió 4, dijous 19 de novembre de 2015.

Libro 4. AFECTADO POR DECRETO-LEY QUE MODIFICA UNA DISPOSICIÓN TRANSITORIA Se modifica la disposición transitoria tercera de la Ley 10/2008, del 10 de julio, del libro cuarto del Código civil de Cataluña, relativo a las sucesiones, que queda redactada de la siguiente manera, sobre plazo de protocolización de testamentos ante párroco. Decreto ley 8/2012, de 27 de diciembre, de modificación de la Ley 10/2008, de 10 de julio, del libro cuarto del Código civil de Cataluña, relativo a las sucesiones. Convalidado por RESOLUCIÓ 9/X, de 24 de gener de 2013, de validació del Decret llei 8/2012, del 27 de desembre, de modificació de la Llei 10/2008, de 10 de juliol, del llibre quart del Codi civil de Catalunya, relatiu a les successions.
Es un decreto-ley ad hoc, que no incluye nada más. Cambia 67 palabras del Código civil catalán. Debate parlamentario de convalidación del Pleno del Parlament: 5.894 palabras, páginas 15 a 22 DIARI DE SESSIONS DEL PARLAMENT DE CATALUNYA. X legislatura Sèrie P – Número 5 Segon període 24 de gener de 2013.

Libro 5. AFECTADO POR DECRETO-LEY QUE MODIFICA TRES APARTADOS DEL ARTÍCULO 569, SOBRE PRENDA Afecta a tres apartados el artículo 569 del Código Civil catalán: 13, 15 y 20, página y media aproximadamente. Pero esto lo hace por la puerta de atrás en el Decreto ley 9/2019, de 21 de mayo, de medidas urgentes en materia de contención de rentas en los contratos de arrendamiento de vivienda y de modificación del libro quinto del Código civil de Cataluña en el ámbito de la prenda (expediente completo e el Parlament de toda la tramitación en este enlace).

Por si fuera poco, la resolución de 26 de junio de 2019 derogación del Decreto-Ley 9/2019 por el Parlament ha tardado diez días en ser publicada en  el  Diari Oficial de la Generalitat (5-7-2019), dejando en incertidumbre la situación.

Y a mayor abundamiento, la más grande modificación del Código Civil Catalán que éste ha sufrido, no se efectúa por decreto-ley ad hoc, sino que la encontramos como disposición final 2ª de un decreto ley sobre contratos de arrendamientos urbanos de vivienda. Cambia 776 palabras del Código Civil catalán. En el debate parlamentario de convalidación dedica al Código Civil “0” palabras, “0” páginas del DIARI DE SESSIONS DEL PARLAMENT DE CATALUNYA, XII legislatura · tercer període · sèrie P · número 57. Ple del Parlament Sessió 34, primera reunió, dimecres 26 de juny de 2019. Ningún interviniente en el debate de convalidación, de ninguno de los grupos parlamentarios, y ni siquiera la consejera de Justicia que somete el decreto ley al Parlament, dedica una sola palabra del debate a la reforma del Código Civil por decreto-ley autonómico.

Es decir,

  • que la reforma de 2015 del Código Civil catalán por decreto-ley afectó apenas a unas líneas del Código -110 palabras-, fue efectuada por un decreto-ley específico, que por tanto fue sometido a un debate específico y público del Pleno de Parlament sobre su convalidación, dando lugar a argumentos concretos y extensos sobre oportunidad y contenido que ocupan casi 9.000 palabras, 12 páginas del Diario de Sesiones y aunque se forzara la figura del decreto-ley regulado en el artículo 64 del Estatuto de Cataluña, sobre necesidad extraordinaria y urgente, al menos era una reforma no muy extensa y fue objeto de exhaustivo debate parlamentario singular de convalidación.
  • que otro tanto sucede con la reforma de 2012 del Código Civil catalán por decreto-ley, que apenas cambia 67 palabras del Código, se dicta porque había un plazo un problema con los testamentos tradicionales otorgados ante párroco y no había dado tiempo de solucionarlo en el plazo que marcaba el Código Civil, y se prolongó ese plazo, y se hizo en un decreto-ley específico que también mereció extenso debate parlamentario; y obsérvese cómo se va a más manga ya de por sí ancha en decretos-leyes modificadores del Código Civil desde 2012 a 2015
  • pero la reforma de 2019 se hace colando una reforma del Código Civil catalán de cerca de 800 palabras pero ni siquiera en un decreto-ley específico que pudiera dar lugar a un debate parlamentario específico, sino en una simple disposición final de un decreto-ley sobre arrendamientos urbanos de vivienda, y por si fuera poco ese decreto-ley, en la fase de convalidación no mereció que ningún interviniente parlamentario dedicara ni un segundo para hablar de la reforma del Código Civil pues absolutamente todo el debate se circunscribió a los alquileres, sin que siquiera la consejera de Justicia que presentaba el decreto-ley se molestara en explicar a los parlamentarios y a la opinión pública por qué modificaba el Código Civil por decreto-ley, y sin que ningún parlamentario discutiera o le preguntara al respecto.

Y encima, el decreto-ley de 2019 que modifica el Código Civil catalán no ha sido convalidado.

Es decir, que nos encontramos ante el esperpento de que el Código Civil catalán ha sido modificado y derogado y de forma efímera y contraria a cualquier principio de seguridad jurídica, y sin que ni siquiera el Parlament haya debatido al respecto, ni el Gobierno catalán haya dado cuentas específicas, ni la oposición se las haya exigido.

¿Y sobre qué versaba la extensa modificación del Código Civil catalán de 2019 efectuada por efímero decreto-ley, para que el Gobierno catalán la colara en un decreto-ley de batiburrillo en vez de en uno específico y para que, además, no dedicara ni un segundo a explicarlo en sede parlamentaria, nada de lo cual tiene precedentes en Cataluña? Versaba sobre la prenda, es decir, sobre una garantía semejante a la hipoteca pero para bienes muebles en vez de inmuebles.

Y nos preguntamos qué sucede para que haya tanto extraño interés en llevar a espaldas de la ciudadanía una reforma del Código Civil sobre la prenda. ¿Se trata quizá, nos preguntamos, de que el Gobierno catalán pretende que no se note tanto que quiere legislar atrayendo capitales de los llamados “ángeles inversores”, o de simples especuladores, o quizá de usureros a secas? ¿A quién en realidad se quiere beneficiar con esto?

La pregunta no tiene respuesta, porque la oposición parlamentaria catalana cree que reformar el Código Civil catalán, que tanto esfuerzo de tantos años consiguió aprobarse y que tan esencial es para el ordenamiento jurídico catalán, es tan banal que no merece la pena ni hablar de ello en sede parlamentaria cuando se modifica por las bravas por decreto-ley.

Estamos pasando en Derecho Civil del llamado “Derecho líquido”, amorfo, maleable, que ya era inaceptable, al Derecho gaseoso”, un Derecho invisible como un gas, que convierte los elementos esenciales del ordenamiento jurídico en incoloros, inodoros e insípidos y que, al final, se evapora. Y eso sin que a ningún partido catalán con representación parlamentaria parezca importarle ni eso, ni el Código Civil.

Y si en ese post de 2018 arriba mencionado de este blog se hablaba del nefasto precedente de modificar el Código Civil estatal por real decreto-ley y de las nefastas consecuencias a medio y largo plazo, resulta que ya tenemos las nefastas consecuencias: reformas de Código Civil que no merecen ni que se hable de ellas y que se evaporan. Los nefastos precedentes es lo que tienen.

Y de la separación de poderes, ya ni hablamos.

 

Josep Jover Padró                                                                Verónica del Carpio Fiestas

Abogado                                                                                Abogada – Profesora de Derecho Civil

Acerca de Verónica del Carpio Fiestas

Abogada desde 1986. Colegiada ICAM nº 28.303 Profesora de Derecho Civil en el Departamento de Derecho Civil UNED desde 1992 Despacho profesional: C/ Santísima Trinidad, 30, 1° 5, 28010 Madrid (España) Tf. (+34) 917819377 e-mail veronica@delcarpio.es
Esta entrada fue publicada en Código Civil, decreto-ley, Derecho catalán, real decreto-ley y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.