Ley como propaganda, un vicio político que también tiene el PSOE

Llevo años denunciando repetidamente en mis blogs el uso vicioso de la ley como medio de mera propaganda por el Gobierno del Partido Popular. Ya no está ahora el Partido Popular en el Gobierno y el Gobierno actual del PSOE, casi recién llegado, resulta que, oh, sorpresa, también quiere hacer uso vicioso de la ley para mera propaganda. Y no me refiero al sistema habitual de globos sonda, tantas veces también sistema de propaganda; me refiero esta vez en concreto a algo aún peor por lo que significa de uso vicioso de la técnica legislativa y de tomar a la ciudadanía por tonta: anunciar leyes que, de aprobarse, son absolutamente inútiles para la finalidad con la que dicen promoverse. Voy al caso concreto, que no me interesa más que como ejemplo abstracto y no por el tema de fondo. Escojo al azar uno de tantos medios de comunicación que se han hecho eco de la noticia de unas declaraciones efectuadas en el Congreso por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, con fecha 17 de julio de 2018.

Titular: “Pedro Sánchez anuncia ahora una ley que impedirá que vuelva a haber una amnistía fiscal

Texto: “Pedro Sánchez ha anunciado esta mañana en el Congreso un anteproyecto de ley de prevención del fraude fiscal que impedirá que se vuelva a aprobar una amnistía fiscal como la que llevó a la práctica el Gobierno anterior.

En su intervención ante el Pleno del Congreso, Pedro Sánchez ha reiterado que “desafortunadamente” no va a poder hacer públicos los nombres de los que se acogieron a aquella amnistía, como había prometido que iba a hacer. Un anuncio que ya hizo la semana pasada la ministra de Hacienda.

“Desgraciadamente, no es posible revisar los casos que se acogieron a dicha amnistía fiscal”, ha dicho el jefe del Ejecutivo desde la tribuna del Congreso. Y no lo es conforme al artículo 9.3 de la Constitución. “Desafortunadamente, no podemos modificar un pasado ya sentenciado, ya me gustaría, pero podemos evitar que se produzcan nuevas amnistías”.

Para compensar este incumplimiento, el presidente del Gobierno ha anunciado que el anteproyecto que va a presentar el Gobierno hará imposible que ningún Ejecutivo vuelva a aprobar una amnistía como la de Cristóbal Montoro que fue tumbada años después por una sentencia “dura, durísima”, ha dicho Sánchez, del Tribunal Constitucional.

Quien lea esa noticia considerará quizá que qué bien que un Gobierno haya decidido impedir que otro Gobierno posterior pueda aprobar una amnistía fiscal inconstitucional, y que ese sistema es promover ahora un anteproyecto de ley que pasaría en su día a proyecto de ley presentado por el Gobierno a las Cortes y que aprobarían las Cortes como ley; una ley que impida a un futuro Gobierno aprobar otra futura amnistía fiscal. Quien lea esa noticia algo más atentamente no podrá dejar de reflexionar que un Gobierno en minoría no puede por sí solo conseguir que las Cortes aprueben iniciativas legislativas, en este tema o en cualquiera, y que eso ya en sí mismo puede ser una traba y que si prometer leyes es gratis, sacar adelante leyes en las Cortes estando en minoría no es tan fácil y que sorprende que un presidente del Gobierno omita esa circunstancia al prometer algo que requiere ser aprobado por las Cortes, como si no tuviera que contar con ningún partido más.

Pero, en fin, incluso, dejando eso a un lado, quien lea esa noticia con más atención y sepa un mínimo de Derecho verá que esas declaraciones son únicamente propaganda porque lo que anuncia que va a hacer es jurídicamente imposible.

Un Gobierno puede promover una ley con el contenido que quiera y, si tiene mayoría parlamentaria, o puede negociarla, se aprobará esa ley, pero ABSOLUTAMENTE NINGÚN Gobierno, ni el actual ni ninguno, puede conseguir que las Cortes aprueben una ley que impida modificar en el futuro esa misma Ley o derogarla. Es el abecé del Derecho y principio esencial del ordenamiento jurídico que TODA ley puede ser derogada por otra posterior y por tanto no existe mecanismo legal alguno que impida la derogación por otras Cortes en otra legislatura, e incluso por estas mismas Cortes en esta misma legislatura, de lo que se haya aprobado en las Cortes.

Ninguna técnica legislativa puede evitar ese principio esencial de nuestro ordenamiento de que ley posterior deroga ley anterior y por tanto querer aprobar una ley para evitar leyes posteriores es en sí mismo un uso vicioso de la técnica legislativa por inútil y  propagandístico.

La famosa amnistía fiscal del Gobierno Rajoy de 2012 se aprobó por ese Gobierno por real decreto-ley, es decir, con norma de rango de ley convalidada por  el Congreso; y el Tribunal Constitucional la declaró inconstitucional, por sentencia enlace aquí, al resolver un recurso interpuesto por el PSOE. Decir que se va a sacar adelante una norma con rango de ley para impedir que se pueda aprobar más adelante otra norma con rango de ley en el futuro es, y lo voy a decir en términos muy claros, sencillamente una tontería. Sea en materia de amnistía fiscal o sea en cualquier otra materia. Si la ley que Sánchez quiere promover se aprueba por las Cortes NADA impide que otra ley posterior la modifique o derogue, exactamente igual que con cualquier otra ley de cualquier tipo, e incluso que esa propia ley derogatoria sea otra amnistía fiscal.

Más aún, ni el Gobierno actual ni ninguna ley ni nadie pueden impedir que un Gobierno posterior apruebe un real decreto-ley sobre amnistía fiscal, porque no existe absolutamente ningún mecanismo ni legal ni constitucional para impedir la aprobación futura de leyes ni para impedir que el Gobierno apruebe decretos-leyes, sin perjuicio de que pueda o no ser convalidado por el Congreso y sin perjuicio, también, de que lo aprobado pueda ser o no inconstitucional; pero eso quien lo controla no es ninguna ley que pretenda impedirlo para el futuro, porque ninguna puede hacerlo, sino solo y exclusivamente el Tribunal Constitucional y solo a posteriori y tras los recursos pertinentes.

Y, yendo más allá, es muy triste el tema concreto, que se mire por dónde se mire no hay por donde cogerlo, y más triste aún porque esto no es una excepción, sino un sistema.

Cinco años tardó el Tribunal Constitucional en dictar su sentencia en este caso, con demora nada sorprendente; el Tribunal Constitucional solo va rápido en los concretos casos de todos conocidos (por decirlo claramente, en relación con el tema catalán) y demoras de muchos años son cotidianas salvo cuando en casos concretos al TC le interesa ir a toda prisa (por decirlo claramente, en relación con el tema catalán). Y en la propia sentencia del TC declaró que esa declaración de inconstitucionalidad, oh, sorpresa también, dejaba incólumes las situaciones jurídico-tributarias surgidas como consecuencia de la norma anulada, es decir, que la propia demora del TC en resolver, demora que solo dependía del propio TC, dejó irse de rositas a los beneficiados por una norma inconstitucional; y eso también, sucede con triste frecuencia.

Mal, muy mal, por parte del Partido Popular eso de promover normas inconstitucionales, en este caso y en tantos otros, y con cero responsabilidades y además sabiendo perfectamente que el sistema habitual del Tribunal Constitucional es demorar años y años los recursos y además dejar incólumes las situaciones anteriores si la norma se declara inconstitucional. O sea, que da todo exactamente igual.

Mal, muy mal, el TC, que una y otra vez se demora años en dictar sus sentencias y  normas recurridas las declara inconstitucionales años después de que se aprueben y sin que mientras tanto puedan ser suspendidas, porque las normas estatales NO pueden ser suspendidas mientras se tramita el recurso, y luego encima el TC dice que las situaciones jurídicas surgidas como consecuencia de esa ley las deja como está porque, claro, hay que respetar la seguridad jurídica. En este tema y en tantos otros, el TC nos deja indefensos ante arbitrariedades de quienes nos gobiernan, el propio TC es arbitrario porque su agenda lo es y en realidad no existe control de constitucionalidad alguno mínimamente eficaz, salvo, claro, cuando interesa.

Y mal, muy mal, ahora el PSOE en el Gobierno, que transmite a la opinión pública que puede hacer lo que en absoluto puede hacer. Y por si fuera poco en este tema ya ha hecho dos veces eso de decir que va a hacer cosas que resulta que no puede hacer, porque en su día, estando en la oposición, dijo que publicaría la lista de beneficiados por la amnistía fiscal, y no va a hacerlo. Si la propaganda no es de recibo estando en la oposición, por lo que implica, en el Gobierno y usando las leyes como propaganda es inaceptable de todo punto.

Es muy triste constatar en manos de quiénes estamos, esté quien esté, y qué desprotegidos nos encontramos ante arbitraredades y propagandas y cómo fallan los controles. Qué habría que hacer para evitar todo esto, no lo sé.

Verónica del Carpio Fiestas

agua

Acerca de Verónica del Carpio Fiestas

Abogada desde 1986. Colegiada ICAM nº 28.303 Profesora de Derecho Civil en el Departamento de Derecho Civil UNED desde 1992 Despacho profesional: C/ Santísima Trinidad, 30, 1° 5, 28010 Madrid (España) Tf. (+34) 917819377 e-mail veronica@delcarpio.es
Esta entrada fue publicada en control del Poder, controles, lenguaje político, propaganda, Sin categoría, técnica legislativa, Tribunal Constitucional y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ley como propaganda, un vicio político que también tiene el PSOE

  1. victor amaya rico dijo:

    Decir en un Parlamento estos insultos jurídicos sin que nadie se escandalice por ello es algo inaceptable de todo punto. Que mal en estos tiempos que se tenga que reclamar principios elementales y básicos para el Derecho.
    Excelente artículo ¡ enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s